Sevilla, Sevilla, Sevilla

Nadie podrá negar que un adjetivo que se puede reconocer de Ivan Rakitić  en su relación con el FC Barcelona, es la de ser un absoluto profesional. Imposible reprocharle nada en ese sentido. Llegó con la dura misión de ocupar el vacío de un Xavi Hernández que ponía rumbo a Qatar y en su primera campaña lo consiguió hacer de forma impecable, entendiendo a la perfección las necesidades de Lionel Messi y consiguiendo su premio al poco de iniciar la gran final de 2015 en el Olímpico de Berlín.

Champions League Final 2015 Analysis - World in Sport
Ivan Rakitić en 299 partidos con el FC Barcelona ha ganado 1 Champions, 4 Ligas, 5 Copas del Rey, 1 Mundial de Clubes, 1 Supercopa de Europa y 2 Supercopas de España. | Foto vía: World in Sport.

Aquella proeza y su rendimiento, no sirvieron para tener una unanimidad en el público del Camp Nou. Su estilo se alejaba mucho de lo ofrecido por el egarense y siempre se veía su demarcación como una posición a reforzar. En cada mercado de fichajes no podían faltar los nombres de Marco Verrati, Miralem Pjanić o hasta un Jean Michaël Seri que tras descender con el Fulham se encuentra por tierras otomanas.

Curiosamente al pasar los años e ir decayendo su rendimiento deportivo, se hizo más y más indispensable sobre todo para el esquema de Ernesto Valverde. Sin embargo, en este curso interrumpido por el azote del COVID-19, vivió la dureza del banquillo por parte del Txingurri, sin posteriormente conseguir revertir la situación con la llegada de Quique Setién. El croata parece vivir alejado de la realidad y no duda en colgar tweets sobre estrategias de córners con lo que ello supone para una dolorida afición blaugrana apuñalada por esa diablura del pícaro Trent Alexander-Arnold.

La llegada de Frenkie de Jong si que se antojó más compleja para sus intereses de lo que el podría pensar, sumando a ello las particulares prestaciones del pulsátil Arturo Vidal, el talento que no acaba de asentarse de Arthur Melo o los jovenes que parece se harán un hueco más pronto que tarde, como Carles Aleñá, Riqui Puig, Àlex Collado o Pedri González, su final en el Barça parece llegar pronto y más sin llegar su deseada renovación.

Es evidente que dado el contexto económico actual, queda muy lejos una gran oferta como la que llegó de Paris y también parece que sus 32 años tampoco harán que en el Calcio se vuelquen en su incorporación. Su futuro se vislumbra en dos escenarios, ser incluido en una operación que pueda traer a Lautaro Martínez, opción que cada día que pasa pierde más fuerza, por lo que solo interpreto un destino posible, su querida Sevilla.

¿Ivan Rakitić en el Sevilla de Julen Lopetegui?


Albert Quera:

Rakitić en el Sevilla de Julen Lopetegui me encaja por muchos aspectos. Todos válidos, extradeportivos (jugador querido por la afición) y deportivos. Por este úlimo, sobre todo con la salida de Éver Banega. El pivote, un centrocampista más posicional y organizador (Rakitić), y otro más vertical, que pueda complementar a los otros dos y que, con movimientos sin balón, potencie desmarques entre central-lateral y llegadas en segunda línea, algo que Rakitić interpreta más o menos bien. Un centro del campo con Fernando (Gudelj)-Joan Jordán (Óliver Torres)-Rakitić puede ser muy importante para este equipo. Aunque alguno más llegará y pueden salir alguno de los mencionados, porque todos conocemos a Monchi.

Adrián Blanco:

El Ivan Rakitić del presente es, física, táctica y técnicamente, un futbolista muy diferente del que salió de Sevilla en 2014. Para empezar, consecuencia del propio contexto en el que se ha venido moviendo en el FC Barcelona, juega en una zona mucho más alejada de la que brilló con Unai Emery en Nervión, y su cuerpo tampoco tiene nada que ver con el de hace ya seis años. El Rakitić de las últimas temporadas, posiblemente desde la llegada de Luis Enrique a Can Barça, será recordado como el fiel escudero de Leo Messi en su mismo lado del campo, en un tiempo en el que la propia indefinición del modelo le ha quitado años de estancia en Barcelona. Por todo ello, en el Sevilla FC que hoy en día conocemos, el croata podría ser interior o mediocentro más que mediapunta. Y en el equilibrio, entre un Sevilla FC que corre mucho más de lo que juega y un Rakitić que juega mucho más de lo que corre, podría estar el éxito de su regreso al Sánchez-Pizjuán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s