Entre el éxtasis y el abismo

  • El Barcelona de Quique Setién arrancó la semana con cierta tranquilidad tras el guiño del liderato, no obstante, el momento del equipo sigue siendo delicado, como ya se va haciendo costumbre en la Ciudad Condal  

El universo Barça es un área no explorada para propios y extraños. Ninguno la entiende ni la dimensiona en su totalidad, ni siquiera los protagonistas principales de una película que nuevamente pinta para un final trágico, por eso destroza cualquier tipo de identidad personal en cuestión de horas; sino pregúntenle a Setién y a su predecesor.

Ya en su momento recé (pedí) por esta vía láctea que Valverde se soltara y mostrara su verdadera naturaleza. Esa que mostró en sus inicios cuando supo administrar la escasez de recursos y pudo darle identidad al equipo, algo que no pudo replicar en la «abundancia». Se lo pedí porque me quedaba la sensación de un personaje cohibido, quizás abrumado por el estrés constante que implica ser del equipo más exigente del mundo (con permiso de otros). Y se lo pedí porque jamás pensé que iba a salir a mitad de temporada, para entonces era mejor ver a un Valverde en plenitud en vez de un sujeto empeñado en parecerse a algo que no es. Harina de otro costal, esa compuerta se cerró, pero es necesario rebobinar un poco en el subconsciente para entender el furioso presente.

El que sigue el fútbol, y creo que en esto coincidiremos todos, es en su esencia, un oportunista. No se molesten, es lógico, nadie quiere ver a su club jugar mal ni mucho menos perder; y aquí cabe destacar, que lo último cala más hondo que lo primero. A partir de ello, podemos empezar a entender todas las opiniones que giran en torno a Setién, que, paradójicamente, llegó al cargo gracias a una ventana muy oportuna. Sin restarle su mérito, que es muchísimo.

Quique aceptó lo que en su mayoría, sí aun siendo el Barcelona quien llamara, no aceptaría. Él y su CT sabían de que era un tren único para su carrera. Pero, por otra parte, el porcentaje para conseguir «el éxito» esperado, era bastante bajo. Una gran oferta que traía consigo un gran riesgo. Ellos sabían desde el día uno; así que las excusas quedan para otra ocasión, evaluaron el costo-beneficio y aprovecharon. Setién aceptó condiciones difíciles, y no precisamente como un inmigrante que tiene que dejar su país por obligación y vérselas en el extranjero, esta decisión fue consensuada.

Quique Setién y Eder Sarabia imparten indicaciones en el partido vs la Real Sociedad | Foto: Twitter oficial de Eder Sarabia.

El Barça empieza los meses definitorios de la temporada y el panorama es increíblemente complejo. Con el Messi más terrenal del último lustro, una plantilla cortísima, sin grandes variantes ni recursos; y un colectivo que se sigue viendo en el espejo de la debacle. No encuentra los caminos, como un escritor con un bloqueo. Parece que la salida o la circulación del balón es una página en blanco y el Barça es el escritor al que le está costando romper el hielo. Y ante esa impotencia, asoma la impaciencia, que es el conjunto de las peores emociones en este deporte.

Messi toma el balón después de que se confirma la pena máxima. | Foto: FC Barcelona.

Y eso que están probando con distintos métodos, todo para entregar el trabajo en tiempo y forma, pero está resultando toda una hecatombe. En los primeros partidos parecía que la curva iba en ascenso, se salía del fondo relativamente bien, se recuperaba más rápido y alto, pero faltaba profundidad. Colmillo. Y sin esto, se pueden hacer muchas cosas bien, pero el diagnóstico será el mismo: se juega mal. Porque en el fútbol mandan los resultados y eso se consigue con goles que, a su vez, se consiguen con ocasiones y profundidad.

Estamos de acuerdo todos que «la posesión no es lo que importa, sino como la usas», pero es que para usarla se necesita tenerla; y ayer el Barça no la tuvo por grandes tramos y se vio muy pero muy superado. Nada que ver con el primer tiempo en el Bernabéu y muy parecido post atajada de Ter Stegen a Isco.

Ayer los síntomas fueron más preocupantes que antes por el simple hecho del ideario. El resultado manda, pero también el juego; y se puede perder en el fútbol cómo no; pero no imponer condiciones, ni siquiera en casa, es el reflejo del decaimiento en general.

Setién no es más que la consecuencia a toda la causa de este mal dirigencial. Presidido por Bartomeu y compañía. Pero está siendo una consecuencia sin aportar soluciones. Es cierto, está corto de efectivos, de tiempo, con el pressing alto de los medios de comunicación y fanáticos Blaugranas; pero eso no lo exime de responsabilidad. Estar en el ojo del huracán no es excusa al más alto nivel de exigencia, ¿es injusto? Puede que sí, pero así es la realidad.

Y del otro lado, tenemos que ser francos, el equipo no está para mostrar el nivel de anteriores ciclos. Hay que medirse, al menos en tiempos de Covid 19, donde lo mediático de la histeria es una enfermedad en sí misma. Donde estamos empeñados en no entender de contextos o limitaciones.

El Barça debe (y puede) jugar mejor. Quizás no sea un problema de trabajo, ni mucho menos de idearios «obsoletos» (como varios intentan vender), sino de superar el bache mental ante la adversidad.

Reza un dicho, «lo que mal empieza, mal termina», y normalmente es así. Pero, en esta situación de alto riesgo y ante todo pronóstico, Setién, su CT y los jugadores; deberían tener una motivación, y esa que aún tienen marzo, abril, mayo y junio para dar ese giro radical tan anhelado.

Puede ser una fantasía digna de realismo mágico, pero esto es fútbol, las dinámicas cambian de la noche a la mañana y quizás, esta es la razón por la cual el Universo Barça siempre te tiene entre el éxtasis y el abismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s