Fin de la imbatibilidad en el Johan Cruyff

Duelo de filiales en el Estadi Johan Cruyff. Uno más. Esta vez el rival era el Villarreal B, que llegaba a Barcelona tras conseguir nueve de los últimos nueve puntos posibles en el campeonato. Y, además, con el aliciente de poder superar al filial azulgrana en la tabla. El once titular que presentó García Pimienta fue, hasta cierto punto, lógico y previsible. Ronald Araujo con el primer equipo, y pareja de centrales con Chumi y Mingueza, centro del campo el esperado sin Riqui Puig, Jandro Orellana-Monchu-Ludovit Reis. Y arriba, sin Rey Manaj -sancionado- García Pimienta dio la oportunidad a Gerard Fernández ”Peque” (partido más que notable), que debutaba en el filial azulgrana, y con Álex Collado en el extremo diestro. Un equipo en el que cabía destacar la presencia de varios juveniles (Mika, Nils, Konrad y Antonio Jesús) y la buena noticia de la vuelta de Jorge Cuenca a la convocatoria tras su lesión.

Unos primeros 45 minutos de mucho nivel, de mucho fútbol, de intensidad, de ocasiones y, sobre todo, de muchos goles. 2-3 en la primera mitad. Uno de esos partidos que nos gustan a todos desde el punto de vista desde el espectador y que posiblemente tanto García Pimienta y Miguel Álvarez, los técnicos de cada equipo, no estuviesen del todo contentos. Sobre todo a nivel defensivo.

Fue una primera mitad en la que el filial groguet jugó unos primeros 30 minutos muy, muy buenos. Un nivel futbolístico muy alto. Presionaba todo el equipo junto, si el Barça B superaba la presión replegaba a la perfección con las líneas muy juntas y, tras robo, implantaba un juego directo con Rafa Mújica (exjugador de La Masía) y Eduardo David que hizo mucho daño al conjunto de García Pimienta. Con todo esto, 0-2 en media hora de juego. Pero el filial azulgrana tuvo una reacción muy buena e instantánea con dos goles en dos minutos, el primero de Kike Saverio tras una jugada con Monchu y el segundo del debutante ”Peque” tras un detalle de calidad -otro- de Álex Collado. Lo dicho, una primera parte muy atractiva.

Los segundos 45′ tampoco decepcionaron. Y pese a que el ritmo de ocasiones y goles bajó -lógico hasta cierto punto-, la calidad futbolística, ver a dos equipos muy trabajados por sus entrenadores y todo lo que había en juego en términos de clasificación, hizo que la segunda mitad nos tuviese con los cinco sentidos puestos en el partido. García Pimienta, con el paso de los minutos y el 2-3 en contra en el marcador, movió ficha. Dio entrada Jorge Cuenca, que volvía de la lesión, en deterimiento de Chumi y, en la parcela ofensiva, la entrada de Konrad -héroe de la última jornada ante la AE Prat- por Reis. Este último movimiento hizo que Álex Collado pasara al centro del campo para actuar como interior -lugar de Reis- y que el jugador estadounidense jugara todo lo que restaba de partido como extremo derecho.

Con estos cambios, sobre todo el de Konrad y el cambio de posición de Álex Collado, el FC Barcelona B ganó una mayor fluidez en la circulación. Pero no se conseguía reflejar esto en el marcador. El Villarreal B aguantaba muy bien organizado atrás, con las líneas juntas y permitiendo pocos espacios. Costó, el filial insistía de todas las formas posibles: Kike Saverio, Konrad… Sumaba efectivos más que capacitados para poder marcar las diferencias e igualar el marcador. Pero no pudo ser. Llegó la primera derrota en el Johan Cruyff, una derrota que hace que el Villarreal B supere al filial azulgrana en la clasificación y que los de García Pimienta terminen la jornada en la cuarta posición. Eso sí, en la promoción de ascenso. 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s