El Mal Querer

Rosalía publicó el álbum que haría explosionar su carrera en noviembre de 2018, un disco marcado por el estudio de una historia de maltrato y desamor. Curiosamente ese noviembre de 2018 el Betis de Setién ganaba al Barça de Valverde -última vez que alguien ha sido capaz de ganar en el feudo azulgrana- y el equipo del Txingurri empezaba a acarrear dudas después de una temporada marcada por el desastre de Roma. Para Quique empezaban a sonar los cantos de sirena del Camp Nou.

(El Mal Querer y los títulos de sus canciones marcaran el recorrido de este artículo)

Desde el primer día la afinidad de los aficionados con Ernesto ha sido de claro reniego.
Finalmente, el augurio de su marcha nos ha hecho pensar en el mal querer y la falta de cordura de todo lo que ha rodeado (los instantes finales de) la etapa Valverde.

Todo empezó en Yeda, con un:

Augurio: Cuando el Barça cayó derrotado en Arabia Saudí salieron las primeras voces que anunciaban que la figura de Valverde se tambaleaba. Una critica más para el Txingurri que esquivaba las preguntas en Rueda de Prensa a modo de: “¿Mi futuro? Los entrenadores nos movemos siempre con la idea de trabajar y darlo todo en cada partido. Sabemos cómo es el fútbol y que hay una inestabilidad permanente. Al perder se hablará de esto. Yo me dedico a lo mío”. Él siempre a lo suyo.

Pienso en tu mirá: Durante las horas posteriores a la derrota empezó a circular la noticia que el Barça se había interesado en que Xavi tomara de inmediato el cargo de entrenador. La directiva que desde el principio anheló poder ponerse la etiqueta de cruyffista y de complacer a sus haters, volvía a la carga con un cromo de la etapa más gloriosa del club. Bartomeu ya soñaba con arrebatarle el as en la manga a los candidatos del 2021. Poder tomar la delantera y “destrozar” los comicios de esta nueva década.

Poder: Xavi sensato como siempre, capitán de su destino, tomó el poder de las negociaciones y ese rumor que había empezado en Yeda se quedó allí, preso en Arabia y fruto del primer ataque (de este 2020) de falta de cordura de la directiva.

Que no salga la luna: Después del NO de Xavi parecía que el club no iba a descansar hasta encontrar un sustituto idóneo. Pero ¿quién podría ser el candidato correcto a principios de enero y tras tantos intentos de legitimar a Valverde? El asunto no parecía fácil. Pasaban las horas, se sucedían los nombres y las negativas y la falta de rumbo se acentuaba.

Finalmente surgió el elegido: por fin (para muchos), Setién aparecía en escena. Se le abrían las puertas del Jardín de Messi al entrenador que Twitter Barça había pedido a hashtags durante años. Volvía la faceta más satisfyer de la directiva. Ya lo fue con De Jong, ahora lo seria con el técnico cántabro.

De aquí no sales: Pero para hacer posible la llegada del ex entrenador del Betis primero había que quitarse de encima ese entrenador gris que la directiva, justo ahora, ya no quería. Lo legitimó después de Roma, de Liverpool, hasta después de la final de Copa, pero la derrota en la Supercopa de España les pareció demasiado. Valverde, que no engañó a nadie y que fue siempre fiel a lo que el era, un hombre normal que no dramatizó nunca en exceso de lo que es el mundo del futbol y que parecía que a él todo esto le daba un poco igual, se tenia que ver humillado por la directiva en los días posteriores a esa “gran” competición que se perdió en Arabia.

Como si fuera el preso en una película americana, se le torturó y se intentó que dejara su cargo a voluntad, pero parece mentira que esta directiva no recordara que Don Ernesto era todo un experto surfeando en malas mareas.

Llegó el ultimo día, dantesco, para Valverde. Entrenó a las 11 con toda la plantilla y con Iniesta de convidado de piedra. Recibió la charla en la que le decían que era oficial; que los rumores, esta vez sí eran reales y que su etapa en can Barça terminaba justo hoy. A todo esto, Ernesto respondía con una de sus mejores sonrisas en años.

Mientras tanto en los despachos todo continuaban siendo prisas. Un finiquito que firmar, una indemnización que acordar y un entrenador que fichar. Con un comunicado a las 23, que llevábamos esperando desde las 21, se acabó, finalmente, la etapa Valverde. Como de costumbre con esta directiva, siempre tarde.

Liturgia: La llegada de Setién abre un nuevo escenario. En el Camp Nou todo lo que suena a Cruyff esta impregnado de ese aroma místico y el éxtasis de la llegada de Quique así lo confirman. No sabemos qué nos deparará el Setienismo pero sin duda aportará algo que hacía tiempo que no veíamos en el césped del Camp Nou: esperanza.

Por desgracia últimamente nos hemos acostumbrado al mal querer y ha hacerlo todo malamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s