Un movimiento sin sentido

En este día de los inocentes, el FC Barcelona y el Real Betis Balompié anunciaron la noticia para nada inocente de la cesión sin opción de compra de Carles Aleñá. El interior blaugrana pasará a vestir la elástica verde y blanca hasta el final de temporada.

Hace poco escribí sobre Carles en este mismo portal, luego de la victoria del Barça en Milán. Estaba feliz, no por el triunfo, sino porque ví destacarse y levantar la mano a los más jóvenes.

En ese partido, uno de los más destacados fue el mismo Carles Aleñá, que se posicionó como interior izquierdo en una medular que compartió con Rakitić y Vidal. El canterano tuvo una gran actuación dando una exhibición de giros, controles orientados y lanzamientos en una estructura distinta a la habitual –3.5.2 por el clásico 4.3.3– en un equipo alternativo. Algo que, por supuesto, debe generar una valoración mucho más alta para con la performance del oriundo de Mataró.

Después de eso, Aleñá volvió a la titularidad en el último partido liguero del año ante el Alavés. El Barça ganó 4-1 y tuvo otra muy buena participación de Carles Aleñá. Ya los rumores de la posible cesión al Betis habían corrido, pero con las buenas actuaciones y las dos titularidades generaban la duda si se terminaba quedando o yéndose.

Carles Aleñá durante el partido contra el Deportivo Alavés. | Foto vía: @forca_fcb.

La cesión de Aleñá se puede entender de la siguiente manera: es un jugador joven, que tiene por delante a varios interiores para ser ese tercer elemento en la medular (Arthur, Rakitić y Vidal; teniendo en cuenta la titularidad de Frenkie y Bisquets), que no cuenta del todo para Valverde; y que con una salida podrá tener muchos más minutos consiguiendo una evolución como futbolista. Si lo vemos así, su salida es comprensible.

Pero hay otra cara, donde claramente los contras superan los pros dejando en evidencia la falta de planificación deportiva de la actual dirigencia culé:

  1. Fondo de armario. Para nadie es un secreto que los meses de febrero, marzo y abril son de extrema carga y donde más se necesita de una plantilla competitiva y confiable para poder hacer rotaciones cada 3 o 4 partidos. Quizá hasta más seguido, inclusive.

Dicho esto, hay una incertidumbre con respecto al físico de Arthur; Rakitić, Busquets y Vidal son jugadores que superan la treintena y Frenkie está acumulando sobre sus piernas una cantidad de minutos altamente considerables. Un par de lesiones y prácticamente te quedas sin variantes, esto es una realidad. El movimiento debilita a la plantilla de cara a la segunda parte de la temporada.

  1. Centrocampista distinto. Si vemos las frutas que tiene la canasta de la medular, tenemos cierto perfil de mediocampistas que pueden competir entre sí. Ejemplo, Rakitić y Vidal pueden pelear un puesto, Busquets y de Jong igual, e inclusive, el holandés podría tener un duelo con Arthur.

Ciertamente, todos tienen características diferentes; pero tienen similitudes aportando cosas parecidas al juego del Barça y agregando matices. Arthur aporta clarividencia y orden a partir del balón. Vidal llegada, recorrido y recuperación mediante la fuerza. Rakitić, equilibrio. Busquets inteligencia y posicionamiento. Frenkie es un omnipresente en proceso. Pero, ninguno te aporta lo que hace Aleñá y esto es algo de Masía: ganar altura con la posición y el movimiento corporal.

En los giros y controles orientados de Carles encuentras un perfil distinto, idóneo para ciertos contextos –equipos que presionan en bloque medio– que te los encontrarás con el correr de los partidos sí o sí. Con la cesión, se pierde un perfil de centrocampista que ahora no existe en el primer equipo.

  1. Incertidumbre con Vidal. Según el diario ABC de España, el chileno habría denunciado por 2.4 millones de euros al Barcelona. Una de las hipótesis que se plantea es que Arturo vería con buenos ojos una salida del Barça en busca de más minutos en un destino donde sea titular. Esta noticia hace aún más complejo el caso.

No dudo de la profesionalidad del chileno que la ha demostrado con creces dentro del verde, pero tener un futbolista disconforme con la directiva y que no vería con malos ojos una salida es algo a tener en cuenta. Esta es una película en desarrollo, que puede terminar tranquilamente con un Vidal siendo estelar en la segunda mitad de temporada, pero que, de igual forma, puede acabar con el chileno en otro club o lo que es peor; con un jugador disconforme en el vestuario. Arturo puede quedar relegado y, por ende, tendríamos una pieza menos en el equipo debilitando aún más en el plantel.

Pros subjetivos


Ya se hablaron de los contras y pros de la operación Aleñá, pero aún no se han puesto a consideración puntos importantísimos.

El primero: ¿Qué tanto le beneficiará a la carrera de Aleñá en el Barça irse cedido? Pónganse a pensar. A Carles le hace bien un cambio de aires y tener rodaje, sí, pero, ¿Es conveniente tener rodaje fuera de la dinámica del club? ¿Qué tan bueno es esto? «No pero a Carles le vendrá bien el cambio de aires, jugar más minutos, sentirse importante, meter alguna asistencia» ¿Y es que acaso no puede hacer todo eso aquí? Si el Barcelona no tiene la capacidad de tener un entorno para un jugador del calibre y la calidad de Aleñá, algo definitivamente se está haciendo mal y no es algo de ahora que estoy descubriendo. Se sabe bien.

Vamos que con esto se pone en tela de juicio ese pro del «Beneficio para Aleñá», quizá sea bueno para su carrera, cómo no; ¿Pero cuál carrera? ¿Una en el Barcelona o lejos del Camp Nou? Los ejemplos están allí, es difícil deducirlo. Te puede pasar como a Piqué como te puede ocurrir lo de Deulofeu.

Carles Aleñá en el banquillo del Signal Iduna Park. | Foto vía: @

Claramente Ernesto Valverde no es un DT que apueste por la juventud del todo. Al menos no para la zona de más tránsito: el medio. Allí, él prefiera la experiencia y el liderazgo que pueden aportar Vidal o Rakitić que a lo que pueda otorgar Carles Aleñá o si se quiere un Riqui Puig. Un argumento totalmente válido, en el cuál incluso coincido. Pero, no podemos obviar una cosa, y es que, para pelear por todo; necesitas armario y distintas prendas. El traje de gala, la remera del verano, el abrigo para el invierno y esa camiseta vieja pero coqueta y confiable que te sirve como para una salida a la disco o para ir al súper al mediodía de un domingo liguero.

En definitiva, nos quedamos sin una prenda que nos podía servir para más adelante y que demuestra una vez más la poca planificación dejando en evidencia el rumbo que se busca desde la alta directiva de Camp Barça.

Este día de los inocentes, lejos de las bromas, me lo tomé muy en serio. La operación Aleñá dejó mucho para la reflexión, sobre todo porque es un movimiento sin sentido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s