Y un día, la masía golpeó

Me desperté con la ilusión de ver a los más jóvenes destacarse, el resultado final, en realidad, poco me importaba; pero sí quería ver a los Ansu Fati, Carles Pérez, Carles Aleña, Riqui Puig; sobresaliendo en una noche de alto impacto en territorio milanés.

Me apuré y tuve prejuicios, esto es culpa de mi propia personalidad y del abrumador tsunami de información que recibimos a diario que no nos deja analizar y meditar sobre una noticia: «¡¿Cómo qué descartado Riqui Puig?! ¿Pero qué te pasa Valverde?» Ni siquiera me detuve a alegrarme porque los dos Carles eran titulares y que por fin mi protegido Todibo tenía su gran oportunidad.

Un trámite complejo


Primeros minutos con Inter martilleando. Y cómo no, si necesitaban el resultado y tenían la capacidad para hacerlo. Lukaku y Lautaro Martínez demostraron porque son una pareja temible, pero el belga sacó a relucir sus déficits y carencias técnicas que le inhiben ser una estrella mundial de momento; mientras tanto, el argentino, en cada intervención mostró que está para marcar época.

Umtiti y Lenglet estaban incómodos, mucho más Samuel que le costó horrores ese rol de último hombre. A Clément ni le fue tan mal, pero no tuvo la solvencia acostumbrada. El que sí destacó y aprovechó su enorme oportunidad fue el ex Toulouse Jean-Clair Todibo.

Jean-Clair Todibo al concluir el partido. | Foto vía: FC Barcelona.

El caso de Jean-Clair es similar al de Aleñá pero en distintas posiciones. Y quizá, bastante parecido al mismo de Carles Pérez. Jugadores que han tenido escasas posibilidades de mostrarse y que sus errores se notan mucho más que aquellos cometidos por los habituales que, «correo por fax», tendrán múltiples oportunidades para redimirse.

Es por ello que tanto Todibo como los dos Carles se jugaban hoy mucho más que tres puntos y mantener el invicto para el Barça. Ellos tenían su partido aparte, el salir con la insignia de distinguido era obligatorio para cada uno. Y vaya que lo lograron.

El ex Toulouse, que en sus inicios era MCD, y, después, pasó a ocupar la zaga; tuvo la pareja de baile más brava: Lautaro Martínez. Quizá ese fue el error de Martínez, irse contra el central que más motivado estaba. Jean Clair en cada duelo veía la frase «triunfar», él más que nadie sabe que las oportunidades con Piqué, Umtiti y Lenglet por delante serán mínimas; y que, si quiere triunfar en el Barça, no solo necesita cumplir, sino sobresalir.

Y su presentación se plasma en los números:

✓ 90′
✓ 4 despejes
✓ 8 entradas
✓ 1 disparo bloqueado
✓ 1 intercepción
✓ Ganó 3/5 duelos aéreos
✓ Ganó 10/12 duelos por bajo
✓ 47 pases precios (83% Efec.)
✓ Sólo cometió una falta
✓ Completó 2/3 regates
✓ Fue el duelo directo de Lautaro

Lautaro Martínez decepcionado con la eliminación del Inter. | Foto vía: Nicolò Campo.

Y entre tantos números que denotan lo que fue una gran presentación del francés, destaco el último punto; porque ayer Lautaro Martínez estuvo intratable, firmó una exhibición como para clasificar él solito al Inter, pero Todibo se metió al barro y le plantó cara al que hacía vida en Avellaneda con Racing. Le ganó varios duelos, perdió otros, lo incomodó, y sí, salió en la foto de la jugada del gol; pero eso más mérito de Lautaro que deficiencia del francés la verdad. Además, mostró la personalidad para romper con el pressing alto de uno de los equipos que mejor presión en toda Europa. Chapeau Jean-Clair, no eres de la Masía cómo tal; pero eres patrimonio del Barcelona. Directivos: no lo vendan, es un error.

El partido de Aleñá


Quiero reconocer que amanecí descolocado con la noticia de que el Betis y Barcelona tienen todo arreglado por una cesión con opción a compra para los verdiblancos y una recompra para el Barça. No lo veía venir. Yo soy partidario de lo que los Puig y Aleñá deben tener minutos en el primer equipo e insertarlos en la dinámica para aprovecharlos el mayor tiempo posible. Talentos cómo el de ellos no son muy comunes.

Ayer Carles sí tuvo la personalidad que se le pide. Un jugador de su categoría, no puede limitarse a cumplir un rol táctico; debe tomar la batuta y empezar a dirigir. En él hay alma de director de orquesta, de distribuidor y conductor; un interior qué se sacrifica –el fútbol no es para desentendidos– que tiene matices de enganche. Lo de ayer fue una presentación de controles orientados y lanzamientos, así como que quién no quiere la cosa. Un futbolista que tenía tres meses sin jugar, qué recibió palos de «limitadito» «jugadorcito» por sus poco gravitantes minutos en la temporada, que jugó en una estructura nueva; pero pese a todos los atenuantes; se paró y entendió perfectamente lo que le pedía el juego, y eso; es mucho más difícil que tirar un caño, asistir o marcar. Esa capacidad de compresión dentro del verde está al alcance de pocos, y debe ser apoyada para su aprovechamiento. Otro que levantó la mano.

La eclosión del subestimado Pérez


Aquel mano a mano ante Osasuna lo condenó para muchos, y sí, fue una equivocación clamorosa; ¿Pero acaso no es normal fallar en el fútbol? Este deporte tiene algo terrible, que es cortoplacista en términos memorísticos. Carles en sí, no es un jugador para cualquier contexto; es un futbolista de rol que te sirve para determinadas circunstancias y por eso es un gran mérito su rendimiento en Milán dónde tenía todas las de perder en un sistema que poco le arropaba y le obligaba a ser más un luchador que un desequilibrante.

Carles no ha jugado mucho, pero sí tuvo oportunidades con la ola de lesiones de ese inicio de temporada. Pero, después de que la mayoría de efectivos estuvieron al 100% sus chances de jugar se redujeron a cero. Estando por detrás de Messi, Suárez, Griezmann, Ansu Fati y el mismo Dembélé; debe ser bastante frustrante. Tienes cinco jugadores por delante para tres lugares.

Así que Carles también, tenía una lucha particular. Para responder a los menosprecios debía dejar su sello, y cómo lo hizo: en el Meazza, ante el puntero de Italia en una función diferente a la habitual.

El punto de inflexión de Pérez estuvo en ese primer pique / remate de zurda, con el balón abriéndose (Por cierto, gran pelota del otro Carles, Aleñá) que pedía más aguantar y buscar un centro o alguien mejor posicionado; pero Carles jugó decidido y en el fútbol muchas veces la decisión puede más que el mismo talento o capacidad. Ese remate de primeras que obligó a Handanović a estirarse y rechazar con dificultades le hizo creerse la película a Pérez, era su día. Otro de los highlights fue ese regate a Skriniar (uno de los centrales más firmes del Calcio), mano a mano, en solitario, obligado a encarar y en su propio perfil; complicadísimo, pero aún así se las arregló y obligó al eslovaco a meter la zancadilla. El partido ya estaba 1-0 y con Pérez marcándose unos minutos muy serios. Del gol ya no hablo, porque para mí ese fue el premio al esfuerzo y la mentalidad. Lo más normal hubiera sido ver a un Carles intimidado o desapercibido. Tenía la excusa perfecta: sistema nuevo, equipo B, ante un gran equipo como el Inter. Pero nada de eso, la actitud se juntó con la calidad y el de Granollers dejó una huella en Milán.

Carles Pérez celebrando su tanto contra el Inter. | Foto vía: Matteo Ciambelli & David Lidstrom.

El chico de las portadas, el especial


Y qué decir de Ansu…cualquier palabra para dimensionar lo que hizo se queda corta. No solo por el simple hecho de ingresar, resolver el partido en el mejor momento interista, silenciar por completo a uno de los escenarios más imponentes del fútbol europeo y convertirse en el futbolista más joven en marcar en Champions; sino por lo que significó: la guinda del postre para la noche donde la Masía volvió a golpear, la noche en donde la Masía volvió a hablar.

Ansu a diferencia de Carles Pérez, es un distinto. Es un jugador que no solo es un extremo habilidoso, es un futbolista condicionante pese a su juventud. Qué además de imponer en el 1v1 sabe cuándo meter un pique al espacio y cuando debe quedarse a fijar a su marcador. Que tiene sentido de asociación, que busca paredes y triangulaciones, tiene buen remate y, además, es desparpajo puro. Personalidad. Si casi no hay jugadores como Aleñá, imagínense conseguir algún Ansu Fati; de esos sí que hay poquísimos. A protegerlo y arroparlo, porque el de Bisáu, promete alegrías y sonrisas.

Una noche que debe contextualizarse


Sí, soy un aguafiestas de vez en cuando. Hoy toca serlo. Porque en la actualidad la sobrevaloración de un hecho es demasiado fácil. Y lo de ayer, es algo de suma importancia para lo que significa el Barça, pero debe ponerse en contexto.

Así como los más jóvenes demostraron su valía, también hay que decir que Inter tenía múltiples bajas y que, aun así; fue más que el Barça. Salvo esos minutos post 1-0, el Internazionale fue el que impuso condiciones y dominó. Fue la noche de Lautaro, no así la de Lukaku, y por ello – en gran parte – cantamos victoria.

Celebro la actitud de Valverde – que ya, a estas alturas, debe ser el DT que más critiqué en los banquillos del Barcelona, hecho no menor –; por incluir y darle rodaje a los jóvenes necesitados de minutos oficiales. Pero debe continuar, porque seamos sinceros, esto sucedió porque ya el FC Barcelona había asegurado el primer puesto; porque vamos a Anoeta y porque posteriormente se viene el Clásico.

Si el Barça quiere llegar a abril con un estado físico que le permita pelear por el triplete de forma seria, los Wagué, Todibo, Pérez, Puig, Fati y Aleñá –si continúa– deben estar en dinámica oficial. Quizá no siempre, pero sí tener un mayor protagonismo.

Todo el equipo del Barça celebrando uno de los tantos. | Foto vía: Giuseppe Maffia.

En Milán se sintió el golpe de La Masía, y espero que este sea el resurgimiento de la misma, que no solo dependamos de unas 14 o 15 figuras que lo jueguen todo. Que esta jornada de Champions sirva no solo para festejar y hacernos recordar los tiempos del Dream team. Que no nos ponga nostálgicos, por contrario; que nos haga creer y demuestre de una vez por todas que el modelo que tanto nos identifica sigue viviendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s