Agitando el libreto

No han caído las primeras hojas de otoño y el aficionado culé se pregunta si lo que se nos viene encima es el lema de una de las mejores y más conocidas series de ficción… o esto todavía tiene arreglo.

Si es cierto que el winter is coming termina llegando, más cierto es que Ernesto no se comerá los turrones en Can Barça. El cuerpo técnico debe analizar qué ha pasado para que, aún sin llegar a octubre, el equipo presente dos caras bien diferenciadas.

La moneda de Harvey Dent está en el aire. Todos tenemos nuestras mejoras en la cabeza, pero es el propio míster el que debe buscar esa tecla que encuentre soluciones para que dicha moneda salga cara y poder afrontar el invierno con un buen abrigo táctico con el que cobijarse.

No podemos, tampoco, obviar la repercusión negativa de una nefasta pretemporada, en la que, tácticamente hablando, estamos todavía, cuál bebé que inicia sus primeros pasos, siendo este ya el tercer proyecto del entrenador y el que debería ser el definitivo para lograr los éxitos que todos esperamos.

Sin duda alguna, esto es un asunto a resolver los próximos años pues, aunque el beneficio económico es evidente, también lo es que las lesiones musculares aumentan con tanto viaje y dichas lesiones de jugadores importantes han repercutido directamente en la estructura táctica primaria del plantel y el encaje de las nuevas piezas del puzzle con las viejas aún no se ha producido.

Ha llegado, pues, el momento de agitar el libreto para encontrar la solución a la coyuntura en la que estamos inmersos y salir de esta dinámica negativa antes de que sea demasiado tarde.

Pueden ser necesarios movimientos de algunas piezas diferenciales para darles nuevos contextos favorables, sumándole los mejores roles posibles de los recién llegados para reforzar el colectivo en su conjunto.

Sistemas


Partiendo de la base que nuestra filosofía de juego es irrenunciable, también lo es que los sistemas son sólo eso, sistemas, dibujos sobre el campo con las ubicaciones de partida de cada jugador. A partir de que el balón empieza a rodar, el jugador debe resolver situaciones y decidir en cuestión de segundos la mejor elección en cada momento.

Hay que bascular, permutar, corregir, apoyar, compensar, estirar, encarar, pasar… miles de acciones en el fútbol en las que la toma correcta de decisiones es básica para practicar nuestra idea de juego.

El jugador no debe estar anclado a una posición, sino que debe pertenecer a una idea grupal, con un contexto favorable basado en un rol personalizado. En definitiva, que pertenezca a un plan conjunto para encarar con garantías la victoria en cada partido.

Podemos jugar con un módulo más clásico como el 433, ya sea con ariete o falso nueve, con un 442, 4231 o con sistemas basados en defensa de tres, muy conocidos también por aquí… pero el quiz de la cuestión es saber a qué vamos a jugar (sistema) en cada momento (contexto) del juego y cuál es la posición idónea (rol) de cada jugador.

Vamos a cimentar nuestro sistema en los conceptos básicos del Juego de Posición:

📌 Generar superioridad a la espalda de la línea de presión.

📌 Es más fácil iniciar la jugada si la salida de balón es limpia.

📌 Ubicación a distintas alturas para facilitar la creación de líneas de pase.

📌 La posesión es un instrumento para mover al rival y su herramienta es el pase.

📌 Viajar juntos, jugadores y balón, en todas las fases del juego.

📌 Amplitud para la aparición de los pasillos interiores en zona de creación.

📌 Profundidad para atacar los espacios libres en zona de finalización.

📌 Activación tras pérdida para recuperar la posesión lo antes posible.

📌 Búsqueda de ventajas numéricas y/o posicionales en cada zona del campo.

Contextos


A partir de este ideario, ya sabemos a lo que queremos jugar. Ahora debemos encontrar las herramientas para llevarlo a cabo, creando una estructura posibilitada por un engranaje de piezas que favorezcan al colectivo, dándole los roles más importantes a los jugadores diferenciales para que dicha estructura sea lo más sólida y eficaz lo antes posible.

Quedan cuatro partidos antes del próximo parón de selecciones, tres de ellos en casa, donde hemos cosechado buenos resultados, siendo los encuentros como visitantes donde aparecen los problemas. Y aquí llega la gran pregunta: ¿qué está pasando cuando jugamos fuera de casa?

En mi opinión, la respuesta iría mas bien en dirección a cuál ha sido el planteamiento del rival en dichos partidos. Es más fácil responder con los ejemplos jugados en casa, saldados con victorias y basados en goleadas similares.

Tanto Betis como Valencia plantearon un 442 en bloque bajo, sin una presión alta asfixiante, sino medianamente superable, con lo que el equipo se establecía en campo rival fácilmente, dando amplitud con los extremos, con C. Pérez por derecha, Ansu Fati por izquierda algo interiorizado para no pisarse con Alba, más un falso 9 como Griezmann, con buen juego entre líneas y un excelente primer toque que favorecía a un mediocampo dinámico, el trío Busi-Frenkie-Arthur, para dominar el partido a través del pase + el posicionamiento.

Roles


Este verano llegaron dos incorporaciones con vitola de titulares. Tanto Frenkie De Jong como Antoine Griezmann son jugadores de primer nivel mundial. No estoy diciendo que deban jugar por decreto, sino que debemos encontrarles un espacio en el que puedan desarrollar sus habilidades diferenciales en favor del colectivo, dentro siempre de la estructura que los incorpore dando un giro táctico sin abandonar nuestro estilo.

Quizás el rol del holandés sea más fácil de adivinar, un interior de gran dinamismo y amplio radio de acción, pudiendo asumir además la posición de mediocentro para dar descanso al que deberá ser su maestro y en un futuro no muy lejano su próximo relevo.

Más difícil será encajar al galo, sobre todo ante la falta de minutos juntos sobre el campo con sus compañeros de vanguardia. Grizzie se puede acoplar a todas las posiciones de ataque, siendo su polivalencia una de sus virtudes, pero falta ver dónde puede ser más útil al grupo.

Sus mejores minutos de blaugrana han sido en el rol de falso nueve, gracias a su facilidad de combinar en espacios reducidos a través de un primer toque fabuloso. Su inteligencia y lectura del juego le lleva a ser móvil, dando soluciones en forma de desmarques de ruptura al espacio, filtrando pases decisivos en zona de 3/4 o desarrollando su faceta goleadora.

Sin embargo, dicho espacio lo pueden ocupar tanto Messi como falso9 como Suarez como ariete puro. La integración de estas tres piezas, junto con la esperada reaparición de su compatriota Dembélé, sería como convertir el violín de un becario de orquesta en un Stradivarius.

Epílogo


El 4231 de los minutos finales ante el Granada nos pueden aportar pistas de lo que tiene Valverde en mente, posiblemente el mejor encaje para que actúe junta la MSG, con Messi en el enganche y por delante dos extremos a pierna cambiada más el uruguayo en punta. La duda radica en el doble pivote escalonado, donde De Jong se siente como pez en el agua, pero donde también faltan los mecanismos adecuados.

Será esta la solución táctica que nos proponga el míster los próximos partidos? Tenemos cuatro tubos de ensayo en el laboratorio con varias fórmulas en cada una de ellas. Pronto vemos si alguna de ellas se convierte en magistral y encaramos el resto de la temporada con la esperanza de aspirar a todo, como no puede ser de otra forma en este club.

Força Barça!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s