El nuevo Mijatović

Es innegable que Johan Cruyff cambió la filosofía del FC Barcelona. Cambió una imagen derrotista por un equipo a tener en cuenta y su punto diferencial llegó impulsado en la victoria en Wembley. Instauró una mentalidad ganadora y un modelo con un estilo claramente definido. La caída de aquel equipo de ensueño fue acorde a los éxitos conseguidos. Tras la dolorosa derrota en Atenas, el equipo se descompuso a pedazos y la relación de Cruyff con Josep Lluís Núñez estalló por los aires, dividiendo a los culés, avecinando tiempos muy complicados.

Para poner paz y revertir una situación crítica llegó Bobby Robson. El afable inglés convenció al president en una cena donde dispusó sus sistemas tácticos entre platos y vasos. Trajo a José Mourinho de traductor, hombre de confianza en su etapa portuguesa en el Sporting CP y en el FC Porto. No fue el luso, ni Carmen Sevilla, los que propiciaron sus títulos. En aquel Barça brotaba algo increíble, se vivió la irrupción de un Ronaldo que llegó del PSV y realizó una de las temporadas más memorables que se recuerdan a nivel individual. La herencia de Cruyff quedaba manchada con un juego rácano y la campaña fue salvada esencialmente por el Fenómeno, conquistando Supercopa de España, Copa del Rey y la extinta Recopa.

Siendo muy cuestionadas las formas, se confió en Louis van Gaal para volver a encontrar el legado de su compatriota. En verano llega el sobresalto de la marcha de Ronaldo al Inter que abonó su cláusula. El mejor jugador del mundo por entonces, no llegaba a un acuerdo económico para su renovación. En ese vacío llegaron Sonny Anderson y Christophe Dugarry. Comenzó a proliferar la colonia holandesa y se firmaron a Ruud Hesp, Michael Reiziger y Winston Bogarde. En el último momento se fichó a Rivaldo para que Van Gaal pudiera ajustar el sistema que empleaba en el Ajax. Tampoco nos olvidemos, teníamos un as en la manga. La perla de los Balcanes, el nuevo Mijatović, Dragan Ćirić.

Nació en Jakovo, un suburbio de Belgrado a mediados de los 70. Su infancia viene marcada por las tensiones y conflictos bélicos que se vivían en aquella Yugoslavia. Con Tito ya enterrado en 1980, cada vez los movimientos nacionalistas cobraban más fuerza. A nivel deportivo se vivía en una época dorada. A finales de dicha década se iba resquebrajando aquel estado complicado de entender. Unos meses más tarde del gol de Ronald Koeman que cambió nuestra historia, debuta en aquel contexto, Ćirić en las filas del Partizan de su ciudad natal.

Su llegada a Can Barça por 300 millones de las antiguas pesetas, se debe a las cuatro ligas conquistadas, siendo en dos de ellas el mejor jugador del campeonato y el más decisivo en su última campaña de los sepultureros. También contextualizar el gran talento de los jugadores que brotaban en aquellas regiones y las facilidades que se daban por entonces al entrar en vigencia la famosa “Ley Bosman”. Realmente era un desconocido hasta para los dirigentes, se fichó por informes audiovisuales y ni Robson, ni Van Gaal lo conocían, de hecho el neerlandés lo conoció cuando el centrocampista realizó su primer entrenamiento.

Su periplo blaugrana digamos que fue más bien discreto. Pese al nefasto rendimiento, se le dio confianza y permaneció dos temporadas. Se nivel individual lo podemos resumir en esos 26 partidos disputados, 6 de ellos como titular y sin marcar ni un solo gol. Su momento estrella fue en enero de 1999 -unos meses antes de marcharse-. Enfundando con la camiseta del centenario, haciendo un zig-zag que hizo sufrir la cadera del defensa rival y clavando un derechazo inapelable para el rumano Bogdan Stelea. La grada era un clamor, el Camp Nou puesto en pie.

El problema, que dicho hito quedó minimizado al realizarlo en el típico partido -por aquel entonces- en contra de las drogas con el apoyo de la organización Proyecto Hombre. A las 20h comenzó dicho espectáculo, con Arancha Sánchez Vicario como pregonera. En la grada celebridades como la infanta Elena y su esposo Jaime de Marichalar y realizando el saque de honor Montserrat Caballé. Antes de esto, se amenizó la espera con el reto de Severiano Ballesteros, batir desde la portería del Gol Nord a Andoni Zubizarreta que defendía la contraria. El meta detuvo una de las bolas pero no pudo hacer nada con las otras dos, ya que atravesaron el cielo como balas, sin tener en cuenta que podría haber salido alguien herido de entre los presentes. La crónica del encuentro festivo tampoco tiene desperdicio.

El Barça, que saltó al césped con el once de gala, ganó por 4-0 al equipo de las estrellas de la Liga dirigido por José Antonio Camacho. La primera parte apenas dio de sí. Hesp detuvo un penalti a Djalminha y el árbitro anuló un gol a Figo. Los goles llegaron en la segunda mitad de mano de los suplentes: Ciric se estrenó como goleador y los hermanos García, a un paso del traspaso, vengaron su próximo adiós: Óscar dio una asistencia a Roger, que superó al portero con una preciosa vaselina. Marcó el gol y señaló con el dedo acusador a su entrenador, y a Óscar se le entendieron frases poco agradables. Bogarde, que reapareció ayer tras su larga lesión, marcó el tercero y Óscar, copiando a Roger, marcó el cuarto. Van Gaal tuvo que escuchar de nuevo gritos coreando el nombre del mayor de los García.

FC Barcelona: Hesp (Arnau, m. 45); Abelardo (Pellegrino, m. 45), Frank de Boer, Sergi (Bogarde, m. 63); Guardiola (Gabri, m. 45), Ronald de Boer, Luis Enrique (Giovanni, m. 45), Cocu (Roger, m. 45); Figo (Ciric, m. 45), Kluivert (Óscar, m. 45) y Rivaldo (Zenden, m. 45).

Selección resto de la Liga: Toni; Michel Salgado, Karanka, Ríos, Lasa; Karembeu, Juninho, Claudio López, Víctor; Dani y Djalminha. Fueron sustituidos por: Stelea, Tomás, Aragón, Milosevic, Dely Valdés, Munitis, Gálvez, Márquez, Dure, Velamazán, Roa, Iván Iglesias, Craioveanu, Robert y Makaay.

Crónica de Àngels Piñol en El País el 28 de enero de 1999.

Semejante proeza no sirvió para que un Van Gaal caricaturizado por los Guiñoles con cara de ladrillo, le diera oportunidades a pesar de reclamarlas en rueda de prensa. En busca de su mejor versión, hizo las maletas rumbo a Grecia en forma de cesión. En las filas del AEK de Atenas no desplegó ese supuesto talento pero finalizó con 10 tantos en 26 partidos, cifras que convencieron al Valladolid de culminar su traspaso de forma definitiva. En pucela estuvo cuatro temporadas. Comenzó con confianza y jugó 22 partidos, la siguiente se diluyó y solo tuvo 2 presencias. En total vistió la blanquivioleta en 51 y marcó 4 goles, sin dejar una gran huella en la capital de Castilla y León.

“En Atenas, fue agradable, pero en Valladolid fue terriblemente difícil el entorno, ya que era totalmente distinto a lo que yo estaba acostumbrado. A lo largo de mi carrera, yo solía pelear por conseguir trofeos y ganar constantemente, mientras que en Valladolid por decirlo de alguna manera lo que se hacía era sobrevivir cada año, situación que nunca llegué a aceptar, sobretodo cuando su entrenador nos decía que: Lo importante era no encajar.  Filosofía que no iba con mi manera de ver el fútbol”.

Dragan Ciric en NOVOSTI.

En el ocaso de su carrera decidió volver al Partizan para colgar las botas. Posteriormente una breve experiencia en los banquillos. Al no tener una gran participación la forma física no era un gran problema para Ćirić, hombre de buen comer y criticado por excederse en alguna ocasión de peso. Esto sí que supo aprovecharlo y abrió en Zemun (un municipio urbano de la capital serbia) un restaurante de comida española, denominado “El Milagro”. El padrino de dicho negocio fue Savo Milosević, con quien formó parte de una generación juvenil muy interesante. No podemos decir que triunfará como jugador del FC Barcelona, pero Ciric ganó dos Ligas, una Copa del Rey, una Supercopa de España, marcó un gol contra la droga y vive rodeado de jamón pata negra, queso manchego y buen vino. No será en este lugar donde se le juzgue.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s